Abr 28
Sony SRS-GD50IP

Sony SRS-GD50IP

Actualmente casi todo el mundo se gasta un verdadero dineral en su ordenador, pero la mayoría de ellos después de adquirir un “aparato ” de más de 1000€ se conforma con unos sencillos altavoces estéreo de 20€ marca… sabe Dios que marca será 🙂 .  Hace poco, yo me decidí por este sistema de altavoces  (Sony SRS-GD50IP ) que os presento, después de mi compra puedo resumirlo,diciendo que es un producto bueno pero no excelente.

Materiales y calidades:

Tanto los satélites del conjunto como el subwofer dan unas buenas sensaciones de calidades tanto a la vista como al tacto. Los satélites están hechos íntegramante en plástico, un plástico agradable al tacto acabado en un color negro con poco brillo que no los hace especialmente rayables. La conexión con el mando/ soporte de Ipod central es mediante un cable de audio acabado en un conector  tipo jack de 1/8″. Es destacable el hecho de que cada cable mide solo 1 m, con lo cual será imposible separar más de 2 metros los satélites entre si. El subwoofer es de madera ( madera madera no, sino formica) que nadie se espere un woofer de roble. El mando central es el medio para interconectar todos los altavoces con el PC o con el Ijuguete preferido ( Osea Ipod, Iphone,Ipod touch…) . Los acabados de esta especie de mando/ consola central es excelente, incluso tiene un sistema de iluminación en un color rojo anaranjado que acompaña el movimiento de la rueda y nos indica el volumen exacto en cada momento. Otra cosa es el mando a distancia, y único medio para controlar nuestro IJuguete. El tácto del mando a distancia es horroroso, al tocar los botones de este mando no sabremos si se corresponde al mando original de un sistema de audio de más de 100€ o, si estamos hablando de la última tontería que venden en la tienda de al lado por 1€. Asimismo la distribución de los botones y el escaso tamaño del mando (40 x 86 x 5 mm) lo hacen poco manejable para movernos por los menús de nuestro Ijugiete.

Montaje y conexión:

Para montar el sistema de audio no hay que ser ningún experto en el tema la verdad, pocos cables entran en el sitio que no son. Lo que destaca es que podremos conectar los altavoces al PC por dos medios, o bien por cable USB ( cosa que desaconsejo encarecidamente ) o bien mediante un cable Jack de 1/8″ con dos machos ( no proporcionado). Cabe destacar que el cable del subwoofer si que mide 1’95m y acaba en un conector no estándar. Acabaremos conectando a la soporte central entre 5 y 6 cables así que organizarlos bien si no queréis aumentar el tamaño de la enredadera de cobre y plástico que os crece detrás del escritorio.

Sonido:

Por un lado contamos con 2 satélites de 10W de potencia cada uno que, francamente, suenan bien. El sonido es nítido y, si la calidad de la música reproducida acompaña, no nos sentiremos decepcionados. Por otro lado el subwoofer es de 40W quizás un poco desproporcionado con el conjunto. Cuando escuchamos una canción , aún con el volumen de graves al mínimo, hará sonar demasiado los graves. Si por ejemplo situamos el volumen de graves en una zona media, convertiremos una obra como el Miserere en el último éxito dance del edificio.  Por último, si nos sentimos con ganas y nos animamos, podremos situar el volumen de nuestros altavoces al máximo. En ese caso nosotros necesitaremos acudir al otorrino, le ahorraremos el uso de ese anodino marcapasos al vecino del 5º e incluso le marcaremos los pasos de aeróbic a la vecina del 8º ( todo esto viviendo en el primero 😛 ).

Conclusión:

Es un producto que merece la pena, al menos al precio que lo compré yo ( 114.70€ puesto en casa nuevo) pero no al precio que lo podemos encontrar en la página de Sony 169€ . Me parece un producto correcto aunque no como un elemento de admiración, a pesar de ser ( según tengo entendido) el primer producto de la marca japonesa de este tipo compatible con Ipod del mercado ( yo lo he probado con un Ipod nano y con un Ipod touch)

Share

Tagged with:
Ene 22

No soy aficionado en si a poner Vídeos ni tonterías en el este blog. Pero este vídeo demuestra lo caraduras que pueden llegar a ser en la SGAE. En España hay una ley que impide la doble imposición, pues bien la SGAE no solo cobra una doble imposición sino una triple y una cuadruple. En el caso de los peluqueros, cobra al emisor de la señal (aunque sea un telediario) , te cobra por comprar el receptor de radio y como no cobran hasta por escuchar la radio. Son una panda de ladrones con un impuesto revolucionario e ilegal que solo favorece a un atajo de incompetentes que no quieren trabajar.

Share

Tagged with:
preload preload preload